Minucioso estudio de minerales en Marte

Imagen coloreada de Marte, resaltando el cráter Lyot

Imagen coloreada de Marte, resaltando el cráter Lyot

Imagen coloreada de Marte, resaltando el cráter Lyot

Esta investigación se centró en 91 cráteres de impacto de un tamaño considerable, en los que los asteroides habían creado un hoyo lo suficientemente profundo como para dejar a la vista la antigua corteza marciana. Según se publicó la semana pasada en la revista Science, al menos nueve de estos cráteres contenían filosilicatos u otros silicatos hidratados.

Estos minerales, que se formaron en un entorno húmedo, bien en superficie o bajo tierra, eran idénticos a los que habían sido detectados en el hemisferio sur.

“Ahora podemos determinar que el agua líquida alteró la totalidad del planeta hace unos cuatro mil millones de años”, explica John Carter, de la Universidad de París y autor principal del artículo.

Con los pocos datos obtenidos en esta serie dispersa de cráteres, resulta muy difícil sacar conclusiones sobre cómo era el antiguo Marte, aunque la naturaleza y la ubicación de estos minerales aporta algunas pistas muy interesantes.

“Se trata de minerales ricos en hierro y magnesio, con una reducida concentración de aluminio. Por comparación con el olivino, que es fácilmente alterado por el agua, se puede deducir que el agua estuvo presente tan sólo unas decenas o centenas de millones de años”, comenta Jean-Pierre Bibring, Investigador Principal del instrumento OMEGA, de la Universidad de París.

Aunque Marte no haya presentado condiciones propicias para albergar vida durante mucho tiempo, ha quedado un testimonio grabado en las regiones ricas en filosilicatos.

Un gran número de científicos sugirió que las llanuras de lava del hemisferio norte estuvieron cubiertas por un océano poco profundo. Sin embargo, los nuevos resultados no aportan ninguna evidencia que respalde esta teoría.

“Nuestros estudios no han encontrado pruebas de que las llanuras de lava en el norte de Marte hayan sido alteradas por el agua”, concluye el Dr. Bibring.

Por otra parte, los nuevos resultados podrían ayudar a elegir en qué regiones deberían aterrizar las futuras misiones al Planeta Rojo, ya que las pruebas de que existió agua en el pasado sugieren que se podrían haber presentado condiciones favorables para la evolución de formas de vida primitivas.

“Estos resultados revelan la historia de Marte, derivada de la mineralogía del planeta”, comenta Olivier Witasse, Científico del Proyecto Mars Express para la ESA. “Es otro ejemplo de la fructífera colaboración entre científicos europeos y americanos”.

Fuente: ESA - European Space Agency
» print article