Nuevo Récord de Distancia

NGC 300 X-1 en la galaxia espiral NGC 300

Esta imagen obtenida con el instrumento en el VLT FORS2 se centra en la posición del agujero negro. La imagen cubre un campo de visión de aproximadamente 2x2 minutos de arco, o alrededor de 4000 años-luz a la distancia de NGC 300. La imagen se basa en datos obtenidos a través de un filtro B de ancho y dos filtros de banda estrecha centrado en 500 nm y H-alfa.

Esta imagen obtenida con el instrumento en el VLT FORS2 se centra en la posición del agujero negro. La imagen cubre un campo de visión de aproximadamente 2x2 minutos de arco, o alrededor de 4000 años-luz a la distancia de NGC 300. La imagen se basa en datos obtenidos a través de un filtro B de ancho y dos filtros de banda estrecha centrado en 500 nm y H-alfa.

“Esta es una pareja realmente ‘intima’”, señala el colaborador Robin Barnard. “Cómo se formó un sistema tan firmemente unido, aún es un misterio”.

Sólo se había visto un sistema de este tipo previamente, pero otros sistemas que incluyeran un agujero negro y una estrella compañera no son desconocidos para los astrónomos. Basados en estos sistemas, los astrónomos ven una conexión entre la masa del agujero negro y la química galáctica. “Nos hemos dado cuenta que los agujeros negros más masivos tienden a encontrarse en galaxias más pequeñas que contienen menos elementos químicos ‘pesados’”, señala Crowther. “La galaxias más grandes que son ricas en elementos pesados, como la vía Láctea, sólo son exitosas en la producción de agujeros negros con masas más pequeñas”. Los astrónomos creen que una concentración más alta de elementos químicos pesados influye en cómo evoluciona una estrella masiva, aumentando la cantidad de materia que desprende y resultando en un agujero negro más pequeño una vez que el vestigio finalmente colapsa.

En menos de un millón de años será el turno de la estrella Wolf-Rayet de transformarse en una supernova y convertirse en agujero negro. “Si el sistema sobrevive a esta segunda explosión, los dos agujeros negros se fusionarán, emitiendo abundante energía en la forma de ondas gravitacionales a medida que se combinen,” concluye Crowther. Sin embargo, tomará unos cuantos de miles de millones de años hasta que se fusionen realmente, tiempos mucho más extensos que la escala de tiempo humana. “No obstante, nuestro estudio muestra que dichos sistemas podrían existir y que aquéllos que ya han evolucionado en agujeros negros binarios pueden ser detectados mediante investigaciones de ondas gravitacionales, tales como LIGO o Virgo.”

Fuente: ESO - European Southern Observatory
» print article