VISTA

Comienza a Operar Nuevo Telescopio de Rastreo

VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy o Telescopio de Rastreo en lo Visible e Infrarrojo para la Astronomía) es el nuevo telescopio que acaba de comenzar a operar en el Observatorio de ESO en Paranal, dando a conocer las primeras imágenes obtenidas. VISTA es un telescopio de rastreo que trabaja en longitudes de onda infrarrojas y constituye el telescopio más grande del mundo dedicado a cartografiar el cielo. Su gran espejo, amplio campo de visión y sensibles detectores revelarán una vista completamente nueva del cielo austral. Las nuevas y espectaculares imágenes de la Nebulosa de La Llama, del centro de nuestra galaxia la Vía Láctea y del cúmulo de Galaxias Fornax demuestran que está trabajando extremadamente bien.

Fuegos ocultos de la Nebulosa de La Llama

VISTA es el más reciente telescopio en ser incorporado al complejo astronómico que posee el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Paranal, en el Desierto de Atacama en el norte de Chile. Está ubicado en la cumbre adyacente a la que alberga al Very Large Telescope (VLT) de ESO y comparte las mismas condiciones de observación excepcionales. El espejo principal de VISTA tiene 4,1 metros de diámetro, es el más curvo de su tamaño y posee una calidad inigualable, al punto que sus imperfecciones son menores a unas pocas milésimas del grosor de un cabello humano. Sin duda que su construcción y pulido presentó desafíos formidables.

VISTA fue concebido y desarrollado por un consorcio de 18 universidades del Reino Unido [1] lideradas por Queen Mary, Universidad de Londres, y se convirtió en una contribución a ESO como parte del acuerdo de ingreso del Reino Unido a esta institución. El diseño y construcción del telescopio estuvo a cargo del Centro de Tecnología y Astronomía del Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología (STFC, UK ATC). La aceptación provisoria de VISTA fue otorgada formalmente por ESO en una ceremonia realizada en la sede principal del Observatorio Europeo Austral en Garching, Alemania, el 10 de diciembre de 2009 a la que asistieron los representantes de Queen Mary, Universidad de Londres y de STFC, con lo cual el telescopio ahora será operado por ESO.

“VISTA es una incorporación única al Observatorio de ESO en el Cerro Paranal. Cumplirá un papel pionero en la exploración del cielo austral en longitudes de onda infrarroja y descubrirá muchos objetivos interesantes para ser posteriormente estudiados con el Very Large Telescope, ALMA y el futuro European Extremely Large Telescope”, dice Tim de Zeeuw, Director General de ESO.
VISTA, en su bóveda en el observatorio de ESO en Cerro Paranal en los desiertos del norte de Chile.

VISTA, en su bóveda en el observatorio de ESO en Cerro Paranal en los desiertos del norte de Chile.

En el corazón de VISTA hay una cámara de 3 toneladas que contiene 16 detectores especiales sensibles a la luz infrarroja, con una combinación total de 67 millones de pixeles. La observación a longitudes de onda mayores que aquellas visibles por el ojo humano permite a VISTA estudiar objetos que de otro modo serían imposibles de ver en luz visible, ya sea porque son muy fríos, oscurecidos por nubes de polvo o porque están tan alejados que su luz se ve estirada por efecto de la expansión del Universo. Para evitar interferir la débil radiación infrarroja proveniente del espacio, la cámara debe ser congelada a 200 grados Celsius bajo cero y sellada con la mayor ventana transparente al infrarrojo que jamás se haya construido. La cámara de VISTA fue diseñada y construida por un consorcio que incluyó al Laboratorio Rutherford Appleton, ATC UK y a la Universidad de Durham en el Reino Unido.

Debido a que VISTA es un telescopio grande que tiene a su vez un gran campo de visión, puede detectar las fuentes débiles como también cubrir amplias áreas de cielo rápidamente. Cada imagen de VISTA captura una sección del cielo que cubre cerca de diez veces el área de la Luna llena y será capaz de detectar y catalogar objetos de todo el cielo austral con una sensibilidad cuarenta veces mayor a la alcanzada con anteriores rastreadores del cielo, como el exitoso Two Micron All-Sky Survey. Este salto en cuanto a poder de observación –comparable en sensibilidad con el paso desde el ojo descubierto al primer telescopio de Galileo– revelará un vasto número de nuevos objetos y permitirá la creación de inventarios mucho más completos de objetos exóticos en el cielo austral.

“Estamos muy contentos de haber sido capaces de proporcionar a la comunidad astronómica el telescopio VISTA. La excepcional calidad de la información científica es un tributo a todos los científicos e ingenieros que estuvieron involucrados en este apasionante y desafiante proyecto”, agrega Ian Robson, Jefe de ATC UK.
Arriba a la izquierda: la Nebulosa Llama (NGC 2024) muestra las estrellas jóvenes y brillantes en su centro y el humo-como zarcillos de polvo y gas en gran detalle. 

Abajo a la izquierda: Cerca de la Nebulosa de la llama se encuentra una nebulosa de reflexión brillante llamada NGC 2023. 

Arriba a la derecha: se encuentra un extraño objeto llamado Herbig-Haro 92 (HH92). 

Inferior derecho: la Nebulosa Cabeza de Caballo (Barnard 33).

Arriba a la izquierda: la Nebulosa Llama (NGC 2024) muestra las estrellas jóvenes y brillantes en su centro y el humo-como zarcillos de polvo y gas en gran detalle. Abajo a la izquierda: Cerca de la Nebulosa de la llama se encuentra una nebulosa de reflexión brillante llamada NGC 2023. Arriba a la derecha: se encuentra un extraño objeto llamado Herbig-Haro 92 (HH92). Inferior derecho: la Nebulosa Cabeza de Caballo (Barnard 33).

La primera imagen publicada muestra a la Nebulosa de la Llama (NGC 2024), una espectacular nube de formación estelar compuesta de gas y polvo en la constelación familiar de Orión (el Cazador) y sus alrededores. En luz visible, el centro del objeto está escondido tras densas nubes de polvo, pero la imagen de VISTA, tomada a longitudes de onda infrarrojas, puede penetrar la oscuridad y revelar el cúmulo de jóvenes estrellas ardientes que se esconden en su interior. El amplio campo de visión de la cámara de VISTA captura también el brillo de NGC 2023 y la fantasmagórica forma de la conocida Nebulosa Cabeza de Caballo.

La segunda imagen es un mosaico de dos perspectivas de VISTA hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, en la constelación de Sagitario (el Arquero). Un vasto número de estrellas fueron develadas –esta sola fotografía muestra un millón de estrellas– y la mayoría está normalmente escondida tras densas nubes de polvo y sólo se vuelve visible en longitudes de onda infrarrojas.

Para la imagen final, VISTA fue mucho más allá de nuestra galaxia para tomar una fotografía familiar de un cúmulo de galaxias en la constelación de Fornax. El amplio campo permite capturar muchas galaxias en una sola imagen incluyendo a la impresionante espiral barrada NGC 1365 y la gran galaxia elíptica NGC 1399.
Arriba a la izquierda: La galaxia elíptica NGC 1399 es una de las más grandes y más brillantes de las galaxias en el cúmulo. 

Abajo a la izquierda: La galaxia espiral NGC 1386 es uno de los miembros más pequeños de la agrupación. 

Arriba a la derecha: La galaxia NGC 1381 es una galaxia de tipo lenticular - a medio camino entre una elíptica y una espiral.

Inferior derecho: La galaxia NGC 1365.

Arriba a la izquierda: La galaxia elíptica NGC 1399 es una de las más grandes y más brillantes de las galaxias en el cúmulo. Abajo a la izquierda: La galaxia espiral NGC 1386 es uno de los miembros más pequeños de la agrupación. Arriba a la derecha: La galaxia NGC 1381 es una galaxia de tipo lenticular - a medio camino entre una elíptica y una espiral. Inferior derecho: La galaxia NGC 1365.

VISTA ocupará la mayor parte de su tiempo cartografiando el cielo austral de un modo sistemático. El telescopio está embarcado en seis importantes rastreos del cielo con diferentes objetivos científicos durante sus primeros cinco años. Una búsqueda cubrirá todo el cielo austral y las otras estarán dedicadas al estudio de zonas más pequeñas en gran detalle. Los rastreos de VISTA contribuirán a nuestro conocimiento sobre la naturaleza, distribución y origen de conocidos tipos de estrellas y galaxias, cartografiar la estructura tridimensional de nuestra galaxia y las vecinas Nubes Magallánicas, y ayudarán a determinar la relación entre la estructura del Universo y la misteriosa energía oscura y la materia negra.

Los enormes volúmenes de información –normalmente 300 gigabytes por noche o más de 100 terabytes al año– llegarán al archivo digital de ESO y transformados en imágenes y catálogos en los centros de información en las Universidades de Cambridge y Edinburgo en el Reino Unido. Toda la información será pública y estará disponible para los astrónomos alrededor del globo.

Jim Emerson de Queen Mary, la Universidad de Londres y líder del consorcio VISTA espera obtener una rica cosecha de ciencia del nuevo telescopio: “La historia nos ha mostrado que algunos de los más emocionantes resultados provenientes de proyectos como VISTA son los menos esperados– y, personalmente, ¡estoy muy entusiasmado por ver cuáles serán!"

Fuente: ESO - European Southern Observatory