Exploración del Espacio

Lléveme a la Luna… al polo sur, por favor

La región del polo sur de la Luna, plagada de oscuros cráteres y de afiladas crestas, es completamente diferente del paisaje relativamente llano que visitaron los astronautas del programa Apolo hace cuarenta años. Este abrupto paisaje lunar es el objetivo del próximo paso de Europa en la exploración del Espacio.
Huella de Aldrin sobre la superficie de la Luna

Huella de Aldrin sobre la superficie de la Luna

Preparando el camino para la exploración tripulada

Los posibles depósitos de agua congelada, la gran cantidad de cráteres de impacto y los largos periodos que permanece iluminado por la luz del Sol convierten al polo sur lunar y a la región que lo rodea en una zona de alto interés para la exploración científica. De hecho, será uno de los objetivos de las futuras misiones tripuladas a la Luna.

Europa está diseñando una misión robótica para preparar el camino para los futuros astronautas. Este precursor será el primer vehículo europeo en posarse sobre la Luna y el primero de la historia en estudiar los alrededores del polo sur.

La Agencia Espacial Europea ha pedido a la industria propuestas para esta primera misión de alunizaje.

El vehículo de alunizaje de la ESA preparará el camino para la futura exploración humana de la Luna. La misión está definida por dos requisitos principales:

El primero requiere la utilización de la tecnología de navegación más avanzada para poder seguir con precisión la trayectoria que lo llevará desde la órbita lunar hasta la superficie, permitiéndole realizar un alunizaje seguro y preciso. Durante el descenso, el vehículo tomará imágenes de la superficie y deberá ser capaz de reconocer de forma autónoma aquellas características del terreno que puedan suponer un riesgo para el alunizaje, con la única ayuda de su propia ‘inteligencia’.

A continuación, el vehículo de alunizaje tendrá que investigar esta insólita región con el conjunto de instrumentos que lleve a bordo. Durante su misión, investigará las propiedades de la radiación y del polvo lunar, así como sus posibles efectos sobre la salud de los futuros astronautas. También examinará el terreno en busca de indicios de recursos naturales que pudieran ser utilizados por los astronautas durante la exploración del terreno.
» print article