Lo más real posible

Billete de ida y vuelta a Marte

Una tripulación de seis miembros, incluyendo dos europeos, comenzará dentro de sólo unos meses una misión simulada a Marte en una instalación integrada por una nave interplanetaria, un módulo de aterrizaje en Marte y paisajes marcianos. El experimento Mars500 pone a prueba la resistencia humana, lo mismo que un viaje real a Marte.

En que consiste la misión?

La misión consiste en simular un viaje a Marte -trayecto de vuelta incluido- de la forma más fiel posible: Mars500, que dará comienzo este verano en una instalación especial en Moscú, será la primera misión simulada a Marte de larga duración. La misión durará 520 días en total: 350 días de viaje a Marte; 30 días transcurridos en la superficie; y 240 días para el viaje de vuelta.

No hubo sin embargo mucho aislamiento el pasado lunes en el Centro Tecnológico de la ESA (ESTEC) en Noordwijk, Holanda, durante la presentación a la prensa de los cuatro candidatos europeos a Mars500.

El belga Jerome Clevers, los franceses Arc’hanmael Gaillard y Romain Charles y el ítalo-colombiano Diego Urbina interrumpieron su entrenamiento para la misión –que realizan en Rusia desde el 24 de Febrero- para ser presentados a la prensa. Dos de ellos participarán en la misión final de 520 días, junto con tres rusos y un chino.
Simonetta Di Pippo y Zell Martin en la conferencia de prensa de Marte 500, en marzo del 2010.

Simonetta Di Pippo y Zell Martin en la conferencia de prensa de Marte 500, en marzo del 2010.

“Marte es el objetivo último en los programas de exploración de la humanidad”, dijo Simonetta di Pippo, directora de la división de Vuelos Tripulados de la ESA. “Además de desarrollar la infraestructura necesaria para la exploración, este Directorado tiene en marcha un programa de análogos en tierra, y actividades de investigación en la Estación Espacial Internacional, para garantizar que nuestros astronautas cuentan con la máxima preparación posible para hacer frente mental y físicamente a las misiones de larga duración. El estudio en aislamiento de Mars500 es un hito clave en este objetivo. Y es importante también resaltar la cooperación entre Rusia y la ESA, un valor más en este proyecto”.
Instalaciones del experimento Mars500 en Moscú.

Instalaciones del experimento Mars500 en Moscú.

El ensayo de aislamiento de 520 días de duración es la última parte, y la principal, del experimento Mars500, iniciado en 2007. La primera fase, en Noviembre de 2007 fue una simulación de 14 días de duración que consistió principalmente en probar las instalaciones y los procedimientos. La segunda fase comenzó el 31 de Marzo de 2009, cuando cuatro rusos y dos europeos permanecieron 105 días encerrados en las instalaciones.

Mars500 está siendo desarrollado por el Instituto Ruso de Problemas Biomédicos (IBMP), con la estrecha colaboración de la ESA –dentro de su Programa Europeo para Ciencias Físicas y de la Vida (ELIPS), de cara a la preparación de futuras misiones tripuladas a la Luna y a Marte-.

Durante el experimento la tripulación permanecerá aislada herméticamente en un espacio confinado con recursos limitados y conexión con el interior sólo a través de Internet –que además sufrirá ocasionalmente un retraso de 20 minutos, como en una misión a Marte real.
Prueba de un traje espacial ´marcianizado´. El traje se ha modificado para su uso en la gravedad terrestre.

Prueba de un traje espacial ´marcianizado´. El traje se ha modificado para su uso en la gravedad terrestre.

La tripulación será vigilada de forma permanente, lo que incluye el registro de parámetros fisiológicos y sicológicos. Durante las ‘operaciones de superficie’, a los 250 días, la tripulación será dividida en dos: tres tripulantes irán a un simulador de la superficie marciana, y tres permanecerán en la ‘nave’.

La tripulación dispondrá de todo el alimento necesario desde el principio del experimento, y tendrán que racionarlo durante toda la misión. La dieta será similar a la de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS). Las funciones que desempeñará la tripulación serán comparables a las de los astronautas de la ISS, sólo que durante mucho más tiempo: mantenimiento, experimentos científicos y ejercicio diario. Seguirán un ritmo de semanas de siete días con dos días libres, con la excepción de las situaciones de emergencia simuladas.

La misión carecerá de gran parte de la gloria y la emoción de los vuelos reales, pero los primeros humanos que caminen sobre suelo marciano recordarán sin duda estos pioneros.

Fuente: ESA - European Space Agency