Expose-E

René Demets

Demets René con el contenedor Biopan en la superficie de la cápsula Foton-M3 durante la carga y pruebas de interfaz de la nave espacial en el 2007.

Demets René con el contenedor Biopan en la superficie de la cápsula Foton-M3 durante la carga y pruebas de interfaz de la nave espacial en el 2007.

El factor crítico es el agua: se vaporiza casi instantáneamente en el vacío del espacio. Sólo los organismos anhidrobióticos, que son secos y capaces de aguantar largos periodos en condiciones extremadamente secas, pueden sobrevivir al vacío del espacio. Además de los líquenes, hay unos pocos animales y plantas que pueden soportar el vacío: los osos de agua (Tardígrados), las artemias y las larvas del díptero africano Polypedilum vanderplank son los únicos animales conocidos capaces de sobrevivir al vacío del espacio. Algunas semillas secas de plantas también son suficientemente secas como para sobrevivir a estas condiciones extremas.

Otros riesgos que supone el estar expuesto al espacio son los ciclos de temperaturas extremas y la radiación. “La radiación es un gran peligro para la vida en el espacio”, comenta Demets. “Los rayos cósmicos son muy energéticos e ionizantes, pero lo más dañino es la radiación ultravioleta que recibimos del Sol. Aquí en la Tierra, la radiación UV-C se utiliza en aplicaciones donde es necesario matar bacterias, tales como en la esterilización de instrumental”. Con el tiempo, los efectos de las partículas de alta energía, de los rayos-X y de la radiación gamma se hacen más importantes, ya que destruyen el ADN y provocan mutaciones genéticas.
Pictures of the article
» print article